Cómo pintar cerámica y otras piezas de alfarería

Cómo pintar cerámica y otras piezas de alfarería

La cerámica es una forma divertida de expresarse y de hacer bonitos regalos a tus amigos y familiares. Pintar cerámica también es una forma estupenda de añadir acentos o diseños a las piezas que ya tienes en tu colección.

Pero, si es la primera vez que pinta cerámica, puede ser difícil saber por dónde empezar.

Aquí tienes algunos consejos para empezar a pintar cerámica:

Técnicas para pintar la cerámica

Probablemente sepas que puedes pintar cerámica, pero quizá no conozcas todas las formas de hacerlo. La cerámica se puede pintar con cualquier tipo de pintura. Puedes elegir pinturas acrílicas, al óleo o a la acuarela para tu sesión de pintura; cada una tiene sus propias ventajas y desventajas según el aspecto que quieras conseguir. La cerámica también es una gran superficie para el arte de la técnica mixta, así que no dudes en probar nuevas técnicas de pintura.

Si quieres un acabado liso en tu obra, utiliza pinceles en lugar de esponjas o espátulas; los pinceles permiten controlar mejor el grosor de las pinceladas y la cantidad de pintura que cubre la superficie de la obra. Si buscas algo más texturizado y de aspecto orgánico (como una pieza vieja de una tienda de antigüedades), prueba a utilizar esponjas u otros tipos de materiales absorbentes, como bolas de algodón; éstas dejarán goteos y manchas que crearán un efecto interesante cuando se utilicen junto con pinceladas más gruesas.

También puedes ser creativo añadiendo cosas diferentes a la mezcla; por ejemplo, la purpurina o las lentejuelas son excelentes adiciones para experimentar con diferentes efectos.

Y, por último, no te olvides de colorear dentro de las líneas. Recordar esta sencilla regla te ayudará a mantener todo ordenado y a evitar que se manche más adelante…

Lijar las piezas de cerámica antes de pintarlas

Lijar las piezas de cerámica antes de pintarlas es un paso importante si quiere que tengan el mejor aspecto posible.

El proceso de lijado hace que la pintura se adhiera, y también elimina el polvo o la suciedad que pueda haberse acumulado en la pieza.

El lijado es necesario para las superficies lisas, pero no para las superficies rugosas.

Usar las herramientas adecuadas

Disponer de las herramientas adecuadas marca la diferencia en la experiencia de pintar y en el producto final. Éstas son algunas de mis favoritas:

Pinceles

Me gusta utilizar pinceles de pelo de cerdo o sintéticos para la cerámica. Son lo suficientemente fuertes como para pintar a través de dos o tres capas de esmalte sin que se deshilachen, pero no tan rígidos como para que parezca que estás tratando de pintar con una escoba.

Espátulas

En este caso prefiero las de plástico a las de metal (que son más caras). Las espátulas de metal pueden rayar la pieza si se usan sin cuidado, y suelen ser más pesadas de lo necesario para mezclar las pinturas de arcilla.

Las de plástico son más suaves con las superficies delicadas, pero lo suficientemente firmes como para no deformarse bajo la presión de las ollas y sartenes durante la limpieza.

Pinturas de arcilla

Busque arcillas líquidas que no contengan rellenos, ya que reducirán el tiempo de secado a altas temperaturas hasta en media hora por capa en comparación con las arcillas normales de secado al aire (dependiendo del grosor).

Evitar las cargas también significa menos humos cuando se trabaja con productos que los contienen; sin embargo, tenga en cuenta que algunas personas pueden seguir experimentando olores incluso cuando utilizan productos sin olor debido a problemas de sensibilidad relacionados directamente con la ventilación de tu espacio de trabajo antes de la aplicación (es decir, el tamaño de la habitación/la tasa de intercambio de aire).

La pintura para la arcilla es diferente

La pintura de arcilla es diferente de otros tipos de pintura, por lo que requiere algunos consejos específicos para su mejor uso. Utilizarás la pintura de arcilla con un pincel para crear tu diseño en la pieza de cerámica.

Las pinturas de arcilla no son solubles en agua, por lo que no puedes limpiar los pinceles en agua y debes utilizar un disolvente como el alcohol mineral o la trementina para eliminar el exceso de pintura de las cerdas antes de volver a aplicar nuevas capas.

Cuando trabaje con pinturas de arcilla:

  • Utiliza un cepillo de dientes viejo y alcohol mineral (o aguarrás) para limpiar todos los restos de las capas anteriores antes de aplicar otra. No te preocupes por el exceso de limpieza; los restos de producto acabarán desapareciendo a medida que apliques más capas.
  • Asegúrate de que todas las superficies estén secas antes de aplicar cada nueva capa; no querrá que las gotas de agua o las manchas de humedad arruinen tu diseño.

Las espátulas para utilizar

Las espátulas son una buena herramienta para pintar cerámica porque permiten añadir acentos sin necesidad de utilizar pinceles.

Las espátulas pueden utilizarse para aplicar la pintura, alisarla y eliminarla.

Con estos consejos y un poco de práctica, ¡puedes crear una cerámica increíble!

Aunque puede que tengas la tentación de saltarte este paso y dirigirte directamente al proceso de pintura, es importante que dejes que tu cerámica se seque antes de seguir adelante. Si la cerámica no está completamente seca, la pintura se filtrará en las grietas y creará un desastre.

Después de dejar que tus piezas se sequen durante la noche o más tiempo, ¡están listas para ser pintadas! La forma más fácil de empezar es utilizar un pincel de esponja. Sumerge el pincel en la pintura, eliminando el exceso de líquido con una toalla de papel para que no queden burbujas ni goteos de pintura; luego aplica una capa de color sobre las zonas que deban cubrirse.

Si quieres tener más control sobre los colores, utiliza un vaso con tapa abierta, que te permitirá aplicar las pinceladas con más precisión (y parece menos sucio que las esponjas).

Una vez aplicadas todas las capas y secadas de nuevo (lo que deberías llevar unos 45 minutos), utiliza otra esponja o trapo humedecido con agua sólo si es necesario; es mejor que no entre demasiada humedad en la cerámica pintada, ya que esto puede hacer que se rompa en etapas posteriores al cocerla en hornos que alcanzan temperaturas de hasta 1000 grados Celsius (C).

Conclusiones sobre esta entrada

Ahora que lo sabes todo sobre cómo pintar cerámica, ¿A qué esperas? Coge arcilla, unos pinceles y algunas herramientas para empezar.

¡Te sorprenderá lo fácil que es hacer algo bonito!

 

Deja un comentario